Temperance's Relationships

Ir abajo

Temperance's Relationships

Mensaje por J. Temperance Scrimough el Lun Feb 04, 2013 5:26 am


TEMPERANCE SCRIMOUGH
NINGUNO
27 AÑOS
2 DE FEBRERO DE 2123
INGALTERRA NORTE
J. DE DEP. MISTERIOS
MINISTERIO
EX-SLYTHERIN
SANGRE PURA
LEALTAD MINISTERIO
A. S.


Un suspiro gélido, el frío invierno congelando cada centímetro de tu piel, el diablo afanándose a los afilados tobillos de un ya maltrecho corazón. La mentira en todas sus facetas, falsedad como emblema. Mil caras. Cientos. Tal es así que nadie podrá presumir de conocer a Temperance. Es sabido que por naturaleza los humanos son empujados por el egoísmo, queremos tenerlo todo, conocerlo, poseerlo pero lo de este ser casi roza los límites coléricos e inverosímiles de la realidad. Todo lo que ansíes o busques, te parecerá poseerlo creándote una ilusión suicida, llevándote a la extrema locura de creer que, en algún momento, la has tenido. De cada diez palabras, nueve son mentira, y la décima acaba de sacársela del interior de su manga. Si alguna vez dice algo cierto se te hará imposible identificarlo entre tantas falacias. De apariencia serena, indiferente, aunque su vida tente a la fina línea que separa el mundo del mismísimo infierno. Ninguna emoción aflorará de su interior, aunque su mundo amenace con venirse abajo. Las pérdidas, la soledad, las muertes y los maltratos han borrado cualquier expresión sincera de su rostro. Como los niños, opta por crearse una ilusión que te envuelve, una actuación perfecta sobre un espejismo creado a partir de la imaginación, de una idealización fallida de la perfección o estoicismo; otorgándole un placer elevado a la enésima potencia impidiéndote siempre la intromisión en su auténtico ser. Poco es ya lo que consigue, sinceramente, evocarle algún tipo de reacción ante cualquiera. Jueza de jueces, la última palabra escupida a regañadientes, esa mirada oscura y penetrante por encima del hombro. Temperance toma sus decisiones y las tuyas. ¿Alguien te ha pedido opinión? Buena o mala, gloria o condena, cielo o infierno, todo depende de ella. Se acercará por tu espalda en silencio, vigilándote muy cerca esperando el momento oportuno para hacer su entrada estelar con algún que otro comentario malintencionado. Un murmullo hostigador vuela, una mujer de mirada perniciosa ya corretea entre risas maléficas por tu cabeza, asediándote, controlando cada uno de tus movimientos y palabras. Se adentrará en ti para actuar desde el interior como una cucaracha, para nada cambiante. Te atrapará, te seducirá con su clara mirada, enredándote hasta que todo sea como ella desea. Y sí, sabrá qué necesitas oír en cada momento. Te hará creer que eres tú quien lleva la batuta pero todo ha sido su mente perversa y manipuladora. Con su lengua viperina y sabia, te llevará por el camino que más le guste y, oh, tú ni siquiera te habrás dado o cuenta. No pretendes llevarle la contraria, ¿verdad? Sin embargo, sigue siendo esa persona a la que querrás conocer por encima de todo, ansías colarla en tu vida como a un pajarillo lo atas a una cuerda. Alguien diferente, destacable entre burdas copias. Por alguna razón, todo lo que esta "zorra insensible" te diga, te importará más de lo que vayas a reconocer en tu miserable vida. Te importará con qué ojos te mire. ¿Y después? Después la gloria. Si le interesas, si despiertas su curiosidad, una sonrisa calmará tus dudas, eludirá tus preguntas, cambiará de tema, responderá cualquier cosa sin significado que acuda a la cabeza con tal de acercarte más a su propósito, de aproximarte a su terreno. Ninguno bueno, seguro. Sin escrúpulos, podrá dormir a pierna suelta después de haberte llevado al suicidio si así lo tiene planeado. No le importas, nadie le importa y en el fondo lo sabes, tu mente te lo dice, te lo grita, sin embargo, confías, te crees esos ojos claros como si no hubiera un mañana.

Temperance ya había decidido que los sentimientos eran prescindibles antes de conocerte. No tiene amigos. Juguetes. Así es como ella ve a las personas. Simple y llana posesión. Cuando decida prescindir de ti, lo hará sin titubear. Cuanto más cerca del enemigo, más sencillo será terminar con él. O eso dicen. ¿Será verdad? Sea como sea, cuidado. La han convertido en un monstruo obsesionado con la venganza. Es una sensación extraña pero excitante la cual invade sus entrañas cuando se han burlado de ella y percibe la posibilidad de zanjar el asunto por su mano, con sus propias uñas. Anhelo, afán, ansiedad, necesidad… Es complicado de explicarlo, quizás mucho más fácil es sentirlo. Sentir sus manos sobre tu cuerpo sin estar tocándote, mirándote allí donde vayas, espiándote desde las sombras, considerándote de su propiedad hasta que salde la deuda. Cuando menos te lo esperes, cuando creas que se ha olvidado del asunto… ¡Zas! Aunque debemos apuntar que no todo el mundo tiene la misma suerte, pues en muy raras ocasiones, el dicho de “la venganza se sirve en plato frío” queda en el olvido. ¿La furia la invade, la posee hasta ese límite que no deberías haber cruzado? Tan grave es lo que le has hecho que será incapaz de disimular. No la verás llegar, pero estará frente a ti al cabo de dos segundos, matándote con sus propias manos. No tiene paciencia. No le gusta repetir las cosas doscientas veces, con tres deberían haber quedado suficientemente claras como para seguir perdiendo el tiempo. Cuando ese "click" suena dentro de su mente, estás perdido. Pierde la paciencia, pierdes la vida. Mata o muere.

¿Amor? ¿Cariño? ¿Odio? ¿Qué es eso? Claro que Temperance conoce el significado de esas palabras porque cree haberlo sentido alguna vez. Apego, cariño, incluso el amor. Pero sería incapaz de aceptarlo. Se reirá de aquellas personas que aseguren estar o haber estado enamoradas alguna vez o aseguren haber conocido esa clase de sentimientos. Pero, un momento, ¿cómo alguien tan aparentemente frágil puede ser tan malditamente vil? Alguien tuvo que haber borrado la luz de un rostro inmaculado. Y así es. La crueldad se llevó todo rastro de felicidad. Temperance poseía un carácter anclado a su niñez. Una brisa del norte que arremolinaba tus sentimientos con gracia y esperanza, ¿de qué? No importaba. La inquietud al verla aparecer, la alegría que corría por las venas, el gozo que producían sus palabras eran la consecuencia del brillo cándido de sus dos perlas cristalinas. La ingenuidad y candidez que mostraba ante cualquier situación embriagaba. Rehusaba a aceptar la existencia de la maldad. Era idealista, tenía fe en las segundas, terceras, cuartas e incluso, quintas oportunidades. Si bien aún tiene la capacidad de ver cosas en las personas que los demás no ven, intentaba hacerte partícipe de tus virtudes a cada instante. Su único trabajo entonces sólo era ver sonreír a la gente que la rodeaba. Probablemente, debido a su inmadurez, creía en el perdón tanto como en la justicia. Y bajo esa capa superficial de maldad e idiotez, aún esconde esa capacidad empática de la cual era característica, que muchas veces puede ejercer como arma de doble filo, ya que siente el sufrimiento ajeno como si fuese propio. Bajo ningún concepto permitirá que nadie roce con la yema de los dedos siquiera su verdadero ser. Motivo por el cual no quiere a nadie cerca quien sea capaz de fundirse en la claridad de sus ojos tras haber divisado el brillo de sus ojos. Nadie puede alcanzar su verdad. Pero eso resulta demasiado complicado cuando, a pesar de todo, sigue sintiendo con la intensidad de un infante, con la misma pasión y entrega, de forma incondicional.

Y tú, ¿qué ves en ella? ¿Verdad o mentira?


Temperance & Lazarus
Eres más de lo que hubieses querido, menos de lo que esperas. Ni prometido ni amigo. Fiel estorbo. Ambos somos plenamente conscientes de la lejanía de nuestras almas, más aún de nuestros cuerpos. ¿Sienta bien dormir en el sofá?
Temperance & Sisyphus
Escalofríos, remordimientos, lástima, congoja, dolor, curiosidad, confusión, interés, misterio… ¿Cuántas cosas más tienes preparadas para mí, loco? Tan es el respeto que te tiene como el miedo que sus ojos le transmiten. Lejos pero cerca.

Temperance & Gøran
Varios meses fueron necesarios para crear esta intensa amistad. Perdura con los años gracias a la nada, a la distancia, a la indiferencia, al no saber del otro. ¿Interés? Seguro, sueco, pero sólo tu presencia embelesa a la verdadera J.
Temperance & Hedrian
¿Quién eres tú? Nadie y todo a la vez. Una institución, una torre tambaleante frente a mí. Desconfianza me gritan tus manos, suspicacia tus palabras, temor tus movimientos y orgullo tu mirada. Nunca seré una más, una cualquiera. Y lo sabes.

Puede imponer la descripción pero no muerdo. Roleo siempre cortito, es más divertido. Así que, por favor, ¡no huyáis! Si no queréis comentar aquí, un MP y me desviviré por vosotros.







avatar
J. Temperance Scrimough
Jefa del Departamento de Misterios
Jefa del Departamento de Misterios

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 03/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Temperance's Relationships

Mensaje por J. Temperance Scrimough el Miér Feb 06, 2013 8:51 am

ACTUALIZADO







avatar
J. Temperance Scrimough
Jefa del Departamento de Misterios
Jefa del Departamento de Misterios

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 03/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.