Contraataque. | Privado.

Ir abajo

Contraataque. | Privado.

Mensaje por Tamara H. Delaney el Mar Feb 05, 2013 12:37 pm

Cuartel de aurores | Lunes | 8.45 a.m, cielo nublado y llovizna | Meredith W. Smith.

Otra vez lo mismo. Como tantas otras mañanas, la pelirroja se hallaba tras un cerro de papeles y carpetas varias, como castigo por su impertinencia; claro, según Meredith Smith, su adoradísima jefa. Decir que la detestaba, era poco. La odiaba, a ella y a sus ideas retrógradas que impedían que la organización avanzara. Tamara estaba convencida que con ella al mando, todo iría viento en popa y las misiones tendrían un éxito sin precedentes. Ella y su gran bocota habían dejado salir un par de ideas y por ello había terminado ahí, acinada en un escritorio o si estaba con suerte, liderando misiones estúpidas. Pero Tamara, veía todos esos intentos de entorpecer su camino como un reto más, directo y no iba a desaprovechar sus oportunidades de echárle en cara su falta de experiencia, o muchas vecez, su terquedad. Ambas chocaban como vientos en contra, formando un tornado. Cuando estaban en la misma habitación, la atmósfera se tornaba tan tensa que se podía cortar el aire con una cuchilla. Para nadie era un secreto que estaba en contra de Meredith, y estaba segura que más de uno pensaba lo mismo que ella. Pero eran cobardes, o lo suficientemente inteligentes como para permanecer ahí a la espera de que alguien más declarase la batalla. Y esa iba a ser Tamara.

Mojó la pluma una vez más en la tinta, y apretando la pluma más de la cuenta, escribió por última vez su firma en un papel. Bufó, cansada y se reclinó un poco en la silla. Con la mirada clavada en el techo descolorido, reprimió sus intentos de ponerse de pie e ir hasta la oficina de su jefa a decirle unas cuantas verdades en la cara. Pero, en cambio, se tomó unos instantes para respirar profundo y tomando los papeles que Meredith tan amablemente le había dejado, se dirigió hacia su oficina. Tocó una sola vez con los nudillos y a pesar de no haber obtenido respuesta, irrumpió en el recinto y dejó caer los papeles sobre su mesa con un golpe seco. —Firmados y sellados— dijo entre dientes, con una notable molesta. —¿Puedo retirarme o tienes algún otro trabajo estúpido para darme?
avatar
Tamara H. Delaney
Auror, Orden del Fénix
Auror, Orden del Fénix

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 03/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.