Beware ▲ Maéve Cosgrave

Ir abajo

Beware ▲ Maéve Cosgrave

Mensaje por S. Maéve Cosgrave el Mar Feb 05, 2013 1:35 pm

Saoirse Maéve Cosgrave
Sin apodos
22
3-1-2128
Dublín, Irlanda
Estudiante de Slytherin
Especialidad: Pociones
Licántropo
Grimmauld Place
Tendencia Purista
Katie Cassidy


Maéve, Maéve... Inteligente, determinada y racional son tres de los adjetivos que definen su modo de proceder a la prefección. Eso junto su ambición, obstinación y deseo incesante de cumplir sus propósitos, hacen de ella un ser extremadamente resuelto, independiente e individualista que no teme luchar por aquello que quiere sin importar lo que encuentre en el camino. Su temperamento y carácter fuerte hacen que no se deje pisotear por nadie y mucho menos dejarse someter por cualquiera. Purista de nacimiento, su familia sin en realidad hacerlo, la enseñó que la sangre es muy importante, no por nada su ascendencia sanguínea directa ha permanecido limpia de toda interferencia muggle durante más de tres generaciones, lo que es mucho decir en los modernos tiempos que corren.

Lealtad es la palabra que definiría la relación que la irlandesa tiene con sus amigos. Ojo, amigos con mayúsculas, no conocidos, no compañeros ni colegas, sino amigos en toda regla. Apenas se esfuerza por conocer a alguien si no hay una muy buena razón de por medio. Suele mantener una postura distante y desinteresada ante los desconocidos y no suele mostrarse como es ante cualquiera porque la transparencia no es su fuerte ni quiere que lo sea. A la hora de entablar nuevas relaciones, Maéve actuará según crea conveniente, mostrando la faceta que más le beneficie teniendo en cuenta las circunstancias y con quién esté tratando. Cabe destacar que no se abre fácilmente ante nadie a menos que vea que haya algo que merece la pena conocer o algo que llame su atención desde un primer momento. Superada esa faceta de indiferencia que muestra en un principio su lealtad toma partido en la historia, pues fruto de ese no dejarse alcanzar por nadie, se da el que cuando sí se abre sea capaz de matar por cualquiera de sus seres queridos. Así de simple. No soporta que nadie se meta con los suyos y no tolera ninguna palabra de más referida peyorativamente hacia cualquier amigo o familiar. Como no es que los tenga en abundancia, un irracional instinto de protección la mueve en ese sentido.

En el aspecto que concierne a las relaciones interpersonales en toda regla, cabe destacar que es ella el hombro sobre el que llorar y a quien pedir consejo. Maéve no es muy de darse a los demás espiritualmente pero sí que es buena escuchando y dando un consejo racional después de tener una visión completa de la situación en la que quienquiera que recurra a ella se vea inmiscuido. En ese sentido además es muy sincera, tanto que hay veces que no se para a pensar en las consecuencias que sus palabras puedan tener, pero en cualquier caso, lejos de sentir remordimientos, defiende fervientemente la necesidad de tener los pies en la tierra que deben tener las personas. Considera que hacerse ilusiones no es más que una simple pérdida de tiempo y una forma estúpida de hacer mermar las capacidades y el potencial de la gente. Retomando su sinceridad, esta rubia pese a resultar hiriente, siempre ofrece la otra cara de la moneda y se esfuerza por prestar su ayuda, por absurda que sea a aquel que crea que lo merece. A parte de eso, su trato lejos de seguir la estela de incomodidad que su rayana sinceridad pueda provocar, es bastante agradable, a veces callado, pero cálido al fin y al cabo, pero claro, siempre has de probar que lo mereces. Las palabras no sirven de nada, si no actúas en consecuencia y demuestras lo que vales.

Por otro lado muy opuesto a todo lo descrito, si sus prejuicios -que son muchos- o lo que ha visto de una persona la disgustan o decepcionan, digamos que se olvida de ella para siempre a menos que alguien se esfuerce especialmente por meter el dedo en la yaga. A pesar de todo, nunca, pero nunca se olvida de un rostro o de un aroma, siempre sabe con quién se ha cruzado, dónde y cuándo. Además, también suele recordar todas sus primeras impresiones porque tiene por principio no juntarse con aquellos que no se esfuercen por dar una primera buena impresión. Juzga, ya se ha dicho, pero es necesario repetirlo, porque a pesar de lo que pueda ocurrir después, suele tener muy buen ojo con la gente. Volviendo al tema de aquellos que se tomen el tiempo de representar una molestia para la mujer lobo, es necesario tener en cuenta el aspecto rencoroso y vengativo que se adueña de ella. Una vez llegado a ese punto con alguien, no hay vuelta atrás y difícilmente, muy difícilmente perdona, por no decir que es imposible que lo haga. A partir de ese momento siempre que pueda intentará molestar de manera sutil, pero constante, porque a pesar de algún que otro arranque de impulsividad que pueda tener, siempre mantiene un férreo control sobre sí misma pues debe andarse con ojo y más desde que recibió el mordisco.

Si de mordisco hablamos, aún hay petróleo por sacar porque la licantropía le ha trastocado la cabeza. Se ha vuelto más huraña, más volátil, más irascible y por extensión, más desagradable. Su respuesta a los estímulos se ha vuelto más seca, más ácida y ella más amarga. No soporta que la interrumpan esos momentos de aislamiento porque lo considera un sacrilegio aunque lo único a lo que se esté dedicando en el momento es a mirar a las musarañas. No la cuesta nada saltar, insultar o maldecir porque todo parece molestarla, pero siempre intenta controlarse e intentar no quiere decir que sea suficiente. Se ha vuelto incluso más reservada, más prudente y más analítica porque sabe que tiene mucho que perder en caso de que su licantropía sea puesta en evidencia y aunque no tuviese nada, tampoco querría que fuese un secreto gritado a los cuatro vientos. Necesita tener el control y está completamente obsesionada con su condición pues ya le ha ocasionado incidentes sobre los que lamentarse. De esa obsesión por su condición surge otra que tiene que ver con la elaboración de pociones, especialmente de aquella que atrapa la bestia que toma control de su cuerpo durante la luna llena: la poción matalobos. Sus pensamientos están constantemente surcados por ingredientes, calderos y humos azules que le nublan la vista. Esa obsesión se ha extendido a ser una de las pocas cosas en las que piensa pues no hay tiempo que perder.


Tú & PJ

RESEÑA DE VUESTRA RELACIÓN
Tú & PJ

RESEÑA DE VUESTRA RELACIÓN

Tú & PJ

RESEÑA DE VUESTRA RELACIÓN
Tú & PJ

RESEÑA DE VUESTRA RELACIÓN




savage fear in you will rise, beware the she-wolf and her bite
avatar
S. Maéve Cosgrave
1º Especialización, Pociones
1º Especialización, Pociones

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 03/02/2013
Edad : 27
Localización : Grimmauld Place

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.